logo logo

Un nuevo medicamento para tratar la obesidad

Un nuevo medicamento para tratar la obesidad Quienes tengan alguna dolencia crónica o compartan su vida con alguien que la sufre sabrán que, entre otras medidas, los especialistas suelen incorporar más de un fármaco a su tratamiento. Sin embargo, el uso de píldoras para combatir la obesidad ha generado, históricamente, debates mucho más encendidos de lo que suele ocurrir en otros casos, razón por la cual la oferta de medicación específica es notoriamente escasa.

Al margen de la farmacología, todos los especialistas en nutrición coinciden en que la fórmula eficaz para evitar el sobrepeso es la combinación de actividad física con una dieta variada con porciones moderadas.

Tras dos años de espera desde que el Comité Asesor de la FDA (Food and Drug Administration, la administración de medicamentos norteamericana) la rechazara en su primera presentación, la salida de Qnexa al mercado es valorada como una instancia más que auspiciosa. “Es interesante que empiece a haber novedades en ese sentido”, opina la doctora Mónica Katz, especialista en nutrición y obesidad.

Qnexa es una píldora que combina dos drogas ya utilizadas para otros tratamientos: la fentermina (un estimulante de la familia de las anfetaminas que acelera el metabolismo) y el topiramato (un antipiléptico que actúa sobre el apetito). “Las limitaciones de este medicamento –sigue Katz– se relacionan con que la fentermina aumenta la frecuencia cardíaca y sube la presión, por lo que puede usarse solamente por un año. Pero la aparición de Qnexa es una buena noticia en cuanto a que se trata de drogas aprobadas para otros usos, que ahora se combinan para ver si le podemos ofrecer al paciente obeso un poco más”.

Los posibles riesgos de la administración de fentermina estuvieron entre los argumentos con los que la FDA rechazó la aprobación de Qnexa en 2010, además de los daños que dicha droga podría causar durante el embarazo. Sin embargo, la decisión estuvo repartida (se desaprobó por 10 votos contra 6), y por entonces el Comité Asesor le sugirió a Vivus presentar nuevos estudios para respaldar el uso de su medicamento “estrella”. Con estas recomendaciones, el laboratorio hizo una nueva investigación que contó con más de 600 voluntarios; los resultados arrojaron que, en promedio, los pacientes obesos a los que se les administró la píldora consiguieron reducir su peso corporal en un 10 por ciento, aunque siempre respaldados por un tratamiento que incluyó una dieta equilibrada y ejercicio físico.

En ese sentido, Katz advierte que “no hay pastillas mágicas: la obesidad tiene causas metabólicas, genéticas, de estrés, pero también de mercado alimentario”. El desafío, continúa, “tiene que ver con toda la sociedad. Debemos pensar en un paciente más saludable, pero al que el entorno también lo ayude a comer mejor”.

En nuestro país, la obesidad crece de manera alarmante: según datos del Ministerio de Salud de la Nación, más del 50 por ciento de la población tiene sobrepeso. “Estamos ante una crisis sanitaria de la que parecemos no entender mucho”, concluye la especialista. “Más del 10 por ciento de los chicos argentinos sufre este problema, y ahora empezamos a ver niños diabéticos e hipertensos a los 10 años”. Sin duda, la obesidad está lejos de ser sólo un problema estético, y su solución requiere más que la voluntad de las personas afectadas. Y si bien estos hallazgos farmacológicos aportan nuevas herramientas en la lucha contra esta enfermedad, las estadísticas demuestran que el cambio de fondo es, sobre todo, cultural..

Lea la noticia completa en CanalSonora.com
468 ad
bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom