logo logo

Un estudio analiza el papel de la obesidad en los accidentes de tráfico

Un estudio analiza el papel de la obesidad en los accidentes de tráfico Un equipo de investigadores de la división de Ciencias Medioambientales y Transporte de la Universidad de Berkeley (California, EE UU), ha llevado a cabo un estudio en el que se señala que las personas obesas tienen más posibilidades de morir en colisiones de tráfico que aquellas con un peso normal. Sin embargo, también las personas con un peso menor al normal tienen más riesgo.

El trabajo, que se ha publicado esta semana en British Medical Journal, ha analizado colisiones entre dos vehículos en los que viajaba solo el conductor y en los que el impacto produjo la muerte de ambos conductores. En estos accidentes, las dos partes conducían vehículos de tamaños y tipos similares. Y ha seleccionado 3.403 pares de conductores de los que había datos de peso, edad, uso de cinturón de seguridad y activación del airbag. Casi la mitad de esos conductores (46%) tenían un peso normal; uno de cada tres tenía sobrepeso y cerca de uno de cada cinco (18%) era obeso.

El análisis muestra que el riesgo de muerte se incrementa cuanto más obeso es el conductor. La Organización Mundial de la Salud clasifica la obesidad en niveles que van del uno al tres. En el nivel uno, los conductores obesos tiene un 21% más de probabilidad de morir, en el dos el nivel asciende al 51% y en el tres, al 80%. Además, las conductoras obesas corren aún más riesgo de morir que los conductores obesos.

Otra conclusión interesante del estudio es que las personas con peso por debajo de lo normal también tienen más riesgo de perder la vida en una colisión que los conductores con peso normal.

Una buena parte de las víctimas mortales obesas no llevaban bien puesto el cinturón de seguridad. Los autores señalan que hay investigaciones que apuntan a que la parte inferior del cuerpo es impulsada hacia adelante por el impacto antes de que el cinturón de seguridad se acople a la pelvis, debido a que la adiposidad impide que el cinturón se ajuste bien.

El estudio destaca la necesidad de que los fabricantes cambien el diseño de los vehículos para proteger al creciente número de obesos, que en Estados Unidos ya suponen un tercio de la población.

Lea la noticia completa en Tendencias Científicas
468 ad
bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom