logo logo

Policías con sobrepeso: problema de seguridad NY

Policías con sobrepeso: problema de seguridad NY Nueva York es la ciudad más protegida del mundo y cuenta con el departamento de policía más grande y prestigioso de todos. El Departamento de Policía de Nueva York, o NYPD, como se le identifica a este departamento, es famoso incluso internacionalmente por la mercancía con estas siglas que se cotiza en las calles de la ciudad desde la caída de las Torres Gemelas en septiembre 2001. Actualmente cuenta con 37 mil uniformados y pertenecer a este cuerpo policial de Nueva York es sinónimo de orgullo, confianza y mano dura.

Sin embargo la mano dura, eficacia y disciplina no se refleja en las blandas y prominentes lonjas y barrigas de numerosos de sus integrantes lo que resulta preocupante. ¡Vamos! Un serio problema de seguridad. “¿Si el policía debido a que sufre de sobrepeso no puede correr ágilmente tras un criminal o pelear y defenderse, para qué sirve?”, cuestiona Bob Carsen un detective privado que trabajo anteriormente en el NYPD.

“Muchos oficiales aquí están gordos”, admitió un policía afuera de Penn Station, que pidió mantener el anonimato. “No estamos en forma”, dijo otro cerca del edificio Empire State sobre la Quinta Avenida. “Solemos comer rápido, cosas fáciles como sándwiches, pizza, comida china, refrescos y café, a veces parados en las esquinas, tras el escritorio o adentro de las patrullas”, comentó otro oficial afuera del Lincoln Tunnel.

El sobrepeso de los uniformados en la Gran Manzana se explica en parte por la comida chatarra, claramente las donas icónicas de las películas que consumen algunos oficiales que patrullan las calles de noche y madrugada. Ahora bien, el mayor obstáculo de mantenerse en forma es la falta de ejercicio y esto debido a que el departamento no obliga a los oficiales a someterse a pruebas físicas disipando así la presión y requisito de mantenerse en forma y demostrarlo regularmente.

De acuerdo con las autoridades, implementar este tipo de pruebas físicas en el prestigiado NYPD conllevaría limitaciones fiscales y logísticas para examinar a cada uno de los 35 mil policías. Esto extrañaría igualmente problemas de discriminación. “El incentivo de mantenerse en forma es evitar que lo maten y golpeen para cada policía”, dijo Albert O’Leary de la agencia PBA.

Para los expertos como Jay Smith de la compañía FitForce que desarrollan programas específicos para la academia de policía del NYPD, esto resulta una ironía. Durante los duros años de entrenamiento la disciplina física es rigurosa y los estándares muy altos. Una vez que los cadetes son contratados todo se pierde. Si los policías empiezan a engordar durante el tiempo de servicio serán propensos a sufrir obesidad, diabetes, hipertensión así como infartos cardiacos y problemas respiratorios crónicos.

El fondo de pensión del NYPD revela que la causa principal de los que se jubilan antes de lo normal por incapacidad laboral son lesiones ortopédicas. Contrariamente las pruebas físicas para los 11 mil bomberos y 3 mil paramédicos de la ciudad son obligatorias anualmente. Existen gimnasios dentro de algunos de los mismos cuarteles del NYPD pero al parecer no todos los aprovechan. Quizás los ejemplos de ciudades como Las Vegas, Nevada o Charlotte en Carolina del norte, donde estar en forma es obligatorio para los policías, contagie pronto a Nueva York. Un policía que mide por ejemplo 1.60 metros, si pesa 82, sufre de sobrepeso. Algunos uniformados en Nueva York registran hasta 20 y 25 kilos de más.

Lea la noticia completa en Noticieros Televisa
468 ad
bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom