logo logo

Panamá, país de gordos, hipertensos y diabéticos

Panamá, país de gordos, hipertensos y diabéticos Quienes se paseen una hora por Calidonia o la peatonal, clásicos centros comerciales capitalinos para el sector más deprimido de la sociedad, piensa que llegó al país de los gordos por la inusitada cantidad de personas pasadas de peso.

Pero quien piense así no está muy alejado de la realidad pues un estudio realizado por el Instituto Gorgas en coordinación con el Ministerio de Salud revela que 61,8 por ciento de panameños tiene sobrepeso y obesidad, es decir, 6 de cada 10 ciudadanos.

En cambio, si la visita se hace a alguno de los super mall de la ciudad, como el exclusivo Multiplaza que concentra sucursales de las más importantes firmas mundiales, apenas si se ve gente gorda, en especial entre las mujeres.

Tal contraste recuerda un estudio de los años 90 realizado en Perú por la encuestadora Edesa, en el cual se llegó a la entonces novedosa conclusión de que el biotipo del pobre había dado un giro de 360 grados pues ya no era aquel flaco esquelético como aparecía en las estampas de Calcuta, sino gordos.

Aquellos estudios en Lima se realizaron porque un brote de tuberculosis por mala nutrición había calado en personas con sobrepeso. Se descubrió entonces una relación entre la gordura y la pobreza por mala calidad de la comida, las frituras y las sodas, las mejores opciones de los pobres para alimentarse.

Eso no incluye a personas hambrientas como en el Sahel, que siempre van a ser esqueléticas, sino según OPS, se refiere a un universo de dos mil 400 millones de personas que viven en el resto del mundo por debajo de los límites de pobreza y sus posibilidades de alimentación son muy limitadas.

Albert Skunkard y Jeffery Sobal, de Estados Unidos, estudiaron la relación entre nivel socioeconómico y masa corporal de las mujeres en México y llegaron a la conclusión que las más pobres tienden a ser más gordas.

Sin embargo, a pesar de las enormes diferencias sociales, la obesidad por mala calidad de la alimentación, falta de ejercicios, educación y otros factores incidentales, no es propia únicamente de pobres, pues el mal se instala también en los países ricos.

Los doctores Manuel Peña y Jorge Bacallao, de la OPS, así lo expresan al señalar que estos tienen alto consumo de alimentos ricos en proteínas, grasas de origen animal, hidratos de carbono, azúcares simples y aportación escasa de carnes magras, hidratos de carbono complejos y fibra alimentaria.

Sin embargo, en los países pobres hay un elevado consumo de alimentos de procedencia vegetal, fundamentalmente cereales, con abundancia de azúcares simples, pero también de fibras, y escasez de productos de origen animal.

Paradójicamente, concluyen, la obesidad se presenta en ambos grupos: en los países ricos a expensas sobre todo de las grasas, y en los pobres a causa de la monoalimentación en base a cereales.

Peña y Bacallao realizaron un estudio en Sao Paulo, Brasil, con 535 familias en un barrio marginal urbano, donde observaron que 30 por ciento de los niños tenían un déficit en la altura para la edad, mientras que 5,8 por ciento de varones y 6,8 de las niñas estaban pasados de peso.

Más aún, el nueve por ciento de los adultos miembros de las familias eran obesos, lo cual demuestra la coexistencia de la malnutrición y la obesidad en el mismo escenario, según advirtieron.

Panamá se mueve entre las dos corrientes generadoras de obesos que caracterizan a ricos y pobres, pero la afectación evidentemente mayor es en los sectores populares, lo cual se refleja en la afluencia a los hospitales públicos.

La hipertensión, la diabetes, las afectaciones pulmonares y cardiovasculares son las enfermedades más atendidas en los hospitales del Ministerio de Salud (Minsa) y de la Caja de Seguro Social (CSS) en lo que va de 2013, según reveló un informe de ambas instituciones.

Carlos Abadía, director del programa Médico de Cabecera del sistema de salud nacional, dijo que en enero de este año las instalaciones del ministerio atendieron 11 mil 149 personas y las de la Caja del Seguro Social dio 50 mil citas diarias por diabetes e hipertensión.

Tal dato coincide con estudios del Instituto Conmemorativo Gorgas, los cuales indican que uno de cada cinco panameños padece de hipertensión, es decir, más de 600 mil pues la población total es de apenas tres millones 500 mil habitantes.

A su vez, la diabetes es la segunda enfermedad que más aqueja a los panameños, con el 31 por ciento de causa de muertes en el país.

No nos va a dar hipertensión o diabetes de un día para otro, pero estamos viendo hipertensión y diabetes en jóvenes de 18 años, y esos factores de riesgo los estamos viendo desde edades tempranas, alertó Anselmo McDonald, coordinador general de investigaciones cardiovasculares del Instituto Gorgas.

La OPS recomienda consumir media cucharadita de sal al día, pero en Panamá el promedio es ocho veces mayor ya sea en embutidos, sopas, caldos u otros alimentos de pobres a los cuales se acostumbra el paladar, según documentó Geo Salud, entidad mundial especialista en tratamientos médicos.

A la sal se le suma, además, un exceso de levadura por el pan y dulces que produce iguales efectos, y abre la posibilidad de padecer la enfermedad. En cambio es baja la ingesta de frutas y vegetales, que reducen los niveles de sodio en el cuerpo.

Otros de los males que aqueja a la población peor alimentada son los cardiovasculares, que se producen por exceso de grasa en el organismo y que pueden aumentar la presión arterial o provocar diabetes.

La Organización Mundial de la Salud alerta que a nivel latinoamericano la obesidad se presenta como la enfermedad en que más recursos se invierten pues acapara el dos por ciento del Producto Interno Bruto por año.

En Panamá, el 32,3 por ciento de la población estudiada por el Gorgas consume dos o más alimentos con mucha grasa todos los días y es uno de los elementos, además de los señalados, responsable de que el 61.8 por ciento de los habitantes tenga sobrepeso y obesidad.

Otros países centroamericanos tienen muchísimos menos gordos que Panamá, como Guatemala con un 26 por ciento, Costa Rica 21 y Honduras 17, la población más estilizada.

Como advierte la OPS, la obesidad es una pandemia actual cuyo estudio como tema prioritario de la salud pública se justifica por las razones siguientes:

Es factor de riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles asociadas a la nutrición, algunas de las cuales son causa de muertes, por ejemplo, la isquémica del corazón, diabetes mellitus no insulinodependiente o de tipo II, hipertensión, algunos tipos de cáncer, osteoartritis y osteoporosis, entre otras.

Lea la noticia completa en Prensa Latina
468 ad
bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom