logo logo

Obesidad emocional: cuando la mente nos hace engordar

Obesidad emocional: cuando la mente nos hace engordar Nuestros sentimientos pueden destruir nuestro trabajo nutricional y frustrar nuestros mejores deseos de bajar de peso. La mente, poderosa, esconde un submundo que puede hacernos engordar. Entrevistamos a Diana Andere Portas y Enrique Sánchez Lores, autores de la obra “Obesidad Emocional”.

La nutrióloga Diana Andere Portas y el psicoanalista clínico Enrique Sánchez Lores han unido conocimientos para escribir el libro “Obesidad Emocional, cuando tu mente te hace engordar”. En él explican qué es esa enfermedad (aún no catalogada) de la que tan poco se sabe. Aunque el término “obesidad emocional” no sea un diagnóstico oficial ni una clasificación clínica, a su entender sí describe un comportamiento compulsivo.

“Obesidad emocional es un término que utilizamos en el libro para explicar la razón de que algunas personas tienden a comer por motivos psicológicas o emocionales, hecho que las lleva al sobrepeso. Es decir, muchas veces, a pesar de nuestros intentos por adelgazar, existen motivos emocionales que nos impiden conseguirlo. Por ejemplo, hay personas que comen por estrés, ansiedad, nervios, tristeza, depresión; estas emociones tienen un trasfondo psicológico que se debe atender para dejar de refugiarse en la comida y así combatir el sobrepeso”, explica la experta.

PEDIR AYUDA CUANTO ANTES.

En el libro se detallan las consecuencias de este fenómeno y se dan ejemplos que ayudan a entender la obesidad emocional.

El comer en exceso tiene como consecuencias varios problemas físicos. Entre ellos: obesidad, problemas cardíacos (colesterol y triglicéridos altos, hipertensión), diabetes tipo 2, problemas en articulaciones, como osteoartritis, problemas en el hígado y vesícula biliar, problemas ginecológicos, problemas respiratorios y algunos tipos de cáncer, por mencionar solo algunos.

Esos son los complicaciones para el cuerpo. Sin embargo, cuando hablamos de la mente, cuando una persona no sabe por qué le cuesta tanto trabajo dejar engullir o por qué come en ciertos momentos difíciles de su vida, “la obesidad emocional es la consecuencia, no la causa. Para que alguien tenga este comportamiento patológico con la comida es porque está sufriendo de un mal mayor que, muy probablemente, no pueda identificar porque es de naturaleza inconsciente”, enfatiza Andere.

El principal consejo que brindan los autores es que la persona acuda al psicólogo para recibir ayuda cuanto antes…

Lea la noticia completa en Diario Crítico de México
468 ad
bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom