logo logo

La obesidad, los talibanes y usted

La obesidad, los talibanes y usted Cuando se repite una y otra vez un asunto, por importante que sea, deja de llamar la atención y su valor se esfuma en la monotonía y la indiferencia; tal parece que eso sucede con el sobrepeso y la obesidad, porque tantas veces se ha dicho que México tiene el primer lugar en obesidad infantil y el segundo en obesidad de adultos, que ya nos acostumbramos a oírlo sin que signifique nada para nuestra vida personal.

Desde hace mucho tiempo, tanto a nivel local como en las organizaciones internacionales, se ha dado la voz de alerta al respecto, se señalan las causas de la obesidad, la importancia de comer bien, el valor del ejercicio y, en suma, la adopción de un estilo de vida saludable, lo que choca frontalmente con el estilo de vida de la mayor parte de los mexicanos, que no sólo hemos imitado el estilo de vida obesógeno de nuestros vecinos del norte y comemos chatarra todos los días, sino que, además, siguiendo la tradición, en nuestras comilonas todo exceso es elogiable y bienvenido.

Por eso es importante la aparición del libro Obesidad, que fue presentado en la Academia Nacional de Medicina, escrito por expertos de esa institución, de la UNAM y del Instituto Nacional de Salud Pública y define la magnitud del problema, las causas y consecuencias de la obesidad, los factores sociales que la generan y perpetúan, y las acciones necesarias para detener esta epidemia del siglo XXI.

Se ha trabajado mucho, pero mucho más falta por hacer, en muchos estados ya se han iniciado campañas más o menos exitosas para prevenir la obesidad; a nivel local, puedo decir que el Distrito Federal ha emprendido el programa más ambicioso y completo que incluye desde la activación física —que usted puede ver todos los domingos en el paseo de la Reforma y en muchos jardines de la ciudad—, la medición de peso y talla de todos los escolares de primaria, hasta el tratamiento médico e incluso quirúrgico del sobrepeso y la obesidad; el DF cuenta con una Ley de Obesidad, un Consejo de Obesidad, libros y publicaciones sobre salud para las escuelas primarias; incluso los distribuidores de alimentos participan cada vez más con menús saludables, todo con el fin de cambiar la cultura tradicional y disminuir poco a poco el sobrepeso de la población.

Pero lamentablemente frente a estas acciones, hay “talibanes” de la sociedad incrustados en agrupaciones sociales no gubernamentales, que ignoran los logros alcanzados y denuncian con notas alarmistas los fracasos de las políticas de salud; estos “talibanes” son bienvenidos por reporteros que quieren sacar “la nota” a como dé lugar, sesgando la información; sus acciones, lejos de promover que las cosas mejoren, sólo alarman a la población sin ningún efecto; deberían ver el documental The Weight of the Nation (El peso de la nación) que confirma que aun los mejores programas de control de obesidad en Estados Unidos requieren tiempo y sólo darán resultados a largo plazo.

Y para usted, estimado lector, ¿qué tanta importancia le da a la obesidad?, ¿su estilo de vida es saludable?, ¿come bien, hace ejercicio diario, trata de controlar el estrés?, el problema es que muchos obesos se sienten “sanos y fuertes” y ninguna campaña sirve; usted como individuo libre debe tomar decisiones para cuidar su salud, porque la salud es un derecho, sí, pero es una responsabilidad, que no compete al Sector Salud sino a usted; y si su estilo de vida es saludable, vivirá mejor y será ejemplo para propios y extraños, y así, poco a poco, podremos derrotar a la epidemia del siglo XXI.

*Médico y escritor

raalvare2009@hotmail.com

www.bienydebuenascom.mx

Lea la noticia completa en Excélsior
468 ad
bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom