logo logo

Las aven­tu­ras y refle­xio­nes de un obeso con­de­nado siem­pre a ser el segundo plato

A veces da la impre­sión de que estar gordo es un pecado capi­tal: la moda impe­rante impone unas medi­das cer­ca­nas a la des­nu­tri­ción, las tien­das de ropa sólo ponen a la venta pren­das...
bottom