logo logo

Ayuno terapéutico

Ayuno terapéutico Qué es el ayuno

El tér­mi­no “ayu­no” tie­ne dis­tin­tas acep­cio­nes. Exis­te el “ayu­no re­li­gio­so”, que es el que se prac­ti­ca en al­gu­nas re­li­gio­nes en to­do el mun­do; exis­te el ayu­no re­sul­tan­te de al­gún im­pe­di­men­to fí­si­co (le­sión en la man­dí­bu­la, por ejem­plo); y es­tá tam­bién el ayu­no for­za­do por fal­ta de dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­to, co­mo ocu­rre cuan­do una per­so­na se pier­de en la mon­ta­ña y no tie­ne qué co­mer.

El “ayu­no te­ra­péu­ti­co”, en cam­bio, es una op­ción mé­di­ca que emer­ge co­mo una he­rra­mien­ta efec­ti­va pa­ra el tra­ta­mien­to de cier­tas en­fer­me­da­des, co­mo por ejem­plo la obe­si­dad. Es­te, a di­fe­ren­cia de los an­te­rio­res, se sus­ten­ta so­bre in­di­ca­cio­nes mé­di­cas muy con­cre­tas pa­ra pa­cien­tes que cum­plan con los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su apli­ca­ción.

Pa­ra ser más con­cre­tos, el ayu­no te­ra­péu­ti­co es uti­li­za­do en per­so­nas con so­bre­pe­so que se han so­me­ti­do ya a va­rios tra­ta­mien­tos de des­cen­so de pe­so y no han lo­gra­do con­tro­lar su en­fer­me­dad. Su apli­ca­ción es­tá in­di­ca­da en aque­llos ca­sos en los que el des­cen­so de pe­so es ur­gen­te, ya sea por ha­ber­se pro­du­ci­do en el pa­cien­te una des­com­pen­sa­ción en su hi­per­ten­sión ar­te­rial, o al ha­ber sur­gi­do un pro­ble­ma se­ve­ro de ar­tro­sis, o al ha­ber­se de­tec­ta­do una cri­sis de ap­nea del sue­ño que pon­ga en ries­go su sa­lud in­me­dia­ta. En otras pa­la­bras, el ayu­no te­ra­péu­ti­co es la op­ción más in­di­ca­da cuan­do el tiem­po apre­mia, y la ba­ja de pe­so es im­pres­cin­di­ble.

Cui­da­dos pa­ra rea­li­zar un ayu­no to­tal

An­tes que na­da de­be­mos en­ten­der que se con­si­de­ra “ayu­no” a to­da in­ges­ta de ali­men­tos me­nor a las 300 ca­lo­rías dia­rias. Es­to sig­ni­fi­ca que el ayu­no no es ne­ce­sa­ria­men­te la eli­mi­na­ción ab­so­lu­ta de ali­men­tos, si­no el con­su­mo de una can­ti­dad me­nor a las 300 ca­lo­rías, ya sea me­dian­te só­li­dos o lí­qui­dos.

Los ayu­nos re­quie­ren una su­per­vi­sión es­pe­cia­li­za­da ya que si se in­te­rrum­pe to­tal­men­te la in­ges­ta y no se com­ple­men­ta con vi­ta­mi­nas, el or­ga­nis­mo pier­de pro­teí­nas a dia­rio, de­bien­do ob­te­ner es­te com­po­nen­te de los mús­cu­los. Sien­do el co­ra­zón uno de es­tos mús­cu­los, el mis­mo su­fri­rá una pér­di­da de pro­teí­nas que pue­de con­lle­var al ries­go de arrit­mias car­día­cas mor­ta­les. Por ello es pe­li­gro­so su­pri­mir to­tal­men­te la in­ges­ta de cier­tas sus­tan­cias fun­da­men­ta­les co­mo las pro­teí­nas, por lo que el ayu­no sin in­di­ca­ción y su­per­vi­sión mé­di­ca pue­de de­jar de te­ner to­dos los be­ne­fi­cios bus­ca­dos, tor­nán­do­se en un fac­tor no­ci­vo pa­ra la sa­lud.

Es­te ti­po de prác­ti­ca, pa­ra ser se­gu­ra, re­quie­re su­per­vi­sión ya que pue­de ge­ne­rar­se:

-Pér­di­da de po­ta­sio. Al per­der po­ta­sio, el cuer­po pue­de co­men­zar a pa­de­cer ca­lam­bres o arrit­mias car­día­cas.
-Ba­ja en la pre­sión ar­te­rial. Es­to se da por­que el pa­cien­te co­mien­za a ori­nar más de lo ha­bi­tual, y es­to lle­va a la ba­ja de la pre­sión ar­te­rial.

-Sen­sa­ción de frío. Ade­más de frío, el pa­cien­te sien­te de­bi­li­dad por la fal­ta de in­ges­ta.

-Cál­cu­los re­na­les. El ayu­no mal rea­li­za­do pro­du­ce áci­do úri­co, y es­to pue­de dar lu­gar a la for­ma­ción de cál­cu­los si no se pro­du­ce una hi­dra­ta­ción ade­cua­da.

Ca­be acla­rar, sin em­bar­go, que to­dos es­tos efec­tos co­la­te­ra­les se eli­mi­nan si el ayu­no es rea­li­za­do ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca, su­ple­men­ta­da, y en el mar­co de una ins­ti­tu­ción se­ria.

De he­cho hay que re­sal­tar que por nor­mas in­ter­na­cio­na­les es­tá to­tal­men­te con­train­di­ca­do tan­to el ayu­no co­mo cual­quier die­ta de me­nos de 800 ca­lo­rías dia­rias en for­ma am­bu­la­to­ria, y que es­tos tra­ta­mien­tos de­ben rea­li­zar­se ne­ce­sa­ria­men­te en ins­ti­tu­cio­nes pre­pa­ra­das pa­ra tal fin.

La so­lu­ción: el “ayu­no pro­tei­co”

Den­tro de la ca­te­go­ría de “ayu­nos”, exis­ten los lla­ma­dos “ayu­nos pro­tei­cos” o “pro­tei­na­dos”, que res­pon­den a la mo­da­li­dad que uti­li­za­mos en Sa­na­to­rio Di­que­ci­to.

Es­tos ayu­nos son aque­llos en los que a los pa­cien­tes se les res­trin­ge to­do ti­po de ali­men­tos me­nos las pro­teí­nas, las cua­les se su­mi­nis­tran en una do­sis muy pe­que­ña pe­ro su­fi­cien­te pa­ra que la per­so­na no se des­com­pen­se, ni lle­ve a que sus mús­cu­los pier­dan sus pro­teí­nas pro­pias.

En un ayu­no pro­tei­co bien di­se­ña­do, se pro­vee al pa­cien­te por vía oral una can­ti­dad de pro­teí­na de al­to va­lor bio­ló­gi­co. Es­to se pue­de ha­cer a tra­vés de un pre­pa­ra­do ali­men­ta­rio o far­ma­co­ló­gi­co.

La per­so­na in­gie­re un can­ti­dad dia­ria de ca­lo­rías in­fe­rior a las 300 pe­ro, co­mo de­ci­mos, de ma­ne­ra com­ple­men­ta­da, de tal for­ma de ma­xi­mi­zar los re­sul­ta­dos y re­du­cir al má­xi­mo cual­quier ries­go de com­pli­ca­ción. A la par se in­di­ca ac­ti­vi­dad fí­si­ca res­trin­gi­da.

Es­te ti­po de ayu­no se es­tá rea­li­zan­do en unas po­cas ins­ti­tu­cio­nes im­por­tan­tes a ni­vel mun­dial, ade­más de en Sa­na­to­rio Di­que­ci­to, co­mo por ejem­plo en Es­pa­ña (Mar­be­lla) y en Ale­ma­nia. Su uti­li­za­ción es­tá ga­nan­do fuer­za fren­te a las die­tas con­ven­cio­na­les, cu­yos re­sul­ta­dos son más len­tos y no siem­pre la sa­lud per­mi­te es­ta es­pe­ra.

Pér­di­da to­tal del ape­ti­to

La gran ven­ta­ja del ayu­no pro­tei­co es que a las 24 a 48 ho­ras de co­men­zar­se, el ape­ti­to de­sa­pa­re­ce. Es­to se de­be a que el or­ga­nis­mo co­mien­za a pro­du­cir cuer­pos ce­tó­ni­cos co­mo la ace­to­na, sus­tan­cia que in­hi­be la sen­sa­ción de ham­bre y lle­va a la per­so­na a sen­tir­se muy con­for­ta­ble.

Otra de las gran­des ven­ta­jas del ayu­no pro­tei­co es que el 75% del pe­so que se pier­de co­rres­pon­de a gra­sa y no a lí­qui­dos o pro­teí­nas, co­mo ocu­rre ge­ne­ral­men­te con las “die­tas má­gi­cas” que pro­du­cen un rá­pi­do des­cen­so de pe­so pe­ro que só­lo eli­mi­nan el 30% de la gra­sa. Es­to es lo ideal.

Pa­ra­le­la­men­te, se dis­mi­nu­ye drás­ti­ca­men­te el co­les­te­rol ma­lo, au­men­ta el co­les­te­rol bue­no, y se es­ta­bi­li­zan los ni­ve­les de glu­co­sa.

Co­mo re­sul­ta­do, se lo­gra una pér­di­da de pe­so que va en­tre el 1,5 ki­lo a los 2 ki­los se­ma­na­les, pu­dién­do­se al­can­zar los 500 gra­mos por día. En de­fi­ni­ti­va, es un des­cen­so un 30% su­pe­rior al de otras die­tas, en po­co tiem­po y con la gran ven­ta­ja de que prin­ci­pal­men­te se eli­mi­na gra­sa cor­po­ral.

Otros be­ne­fi­cios

Los si­guien­tes son al­gu­nos de los be­ne­fi­cios del ayu­no pro­tei­co:

- Pro­du­ce un mar­ca­do y rá­pi­do des­cen­so de pe­so.

- Se eli­mi­na una gran can­ti­dad de gra­sa ab­do­mi­nal, que es la más pe­li­gro­sa des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co.

- El coe­fi­cien­te in­te­lec­tual tam­bién me­jo­ra. Hay pa­cien­tes que se sien­ten más des­pe­ja­dos des­de el pun­to de vis­ta in­te­lec­tual y con un me­jor ren­di­mien­to.

- El pa­cien­te, en ge­ne­ral, co­mien­za a sen­tir­se mu­cho más ágil, por­que el per­der pe­so rá­pi­da­men­te ha­ce que la per­so­na es­té mu­cho más li­via­na.

- El co­les­te­rol bue­no me­jo­ra y el co­les­te­rol ma­lo ba­ja.

- En per­so­nas con pro­ble­mas de ac­né se pro­du­ce una me­jo­ra en el cu­tis.

- La per­so­na me­jo­ra su hu­mor. Es­to se de­be a que se co­mien­za a des­can­sar me­jor, a que el pa­cien­te se sien­te más li­via­no ya que tie­ne me­nos pe­sa­dez es­to­ma­cal.

¿Quié­nes pue­den rea­li­zar el ayu­no?

El ayu­no pro­tei­co pue­de ser rea­li­za­do só­lo por per­so­nas que cum­plan los si­guien­tes re­qui­si­tos:

- Te­ner en­tre 18 y 65 años de edad.

- No su­frir nin­gún ti­po de pro­ble­ma car­día­co, re­nal o he­pá­ti­co.

- No pa­de­cer dia­be­tes (in­su­li­no de­pen­dien­tes).

- No te­ner de­sór­de­nes psi­quiá­tri­cos.

- No es­tar cur­san­do un cán­cer.

- Ha­ber fra­ca­sa­do en die­tas con­ven­cio­na­les pa­ra ba­jar de pe­so.

En cuan­to a los pla­zos, un ayu­no te­ra­péu­ti­co efec­ti­vo de­be rea­li­zar­se por un mí­ni­mo de 10 a 14 días; nun­ca me­nos. El tiem­po má­xi­mo es­ta­ble­ci­do pue­de lle­gar has­ta las 12 se­ma­nas, pe­ro só­lo en ca­sos de per­so­nas con un gra­do al­to de obe­si­dad, no en pa­cien­tes con me­nor ta­sa de so­bre­pe­so.

Nuestro “ayu­no pro­tei­co”

En Sa­na­to­rio Di­que­ci­to ofre­ce­mos es­te nue­vo pro­gra­ma a aque­llos pa­cien­tes que cum­plan con to­dos los re­qui­si­tos pre­via­men­te de­ta­lla­dos.

La per­so­na se ins­ta­la en nues­tra ins­ti­tu­ción por un mí­ni­mo de 10 a 14 días, y du­ran­te ese tiem­po rea­li­za un ayu­no to­tal­men­te su­ple­men­ta­do y, so­bre ­to­do, su­per­vi­sa­do por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de es­pe­cia­lis­tas mé­di­cos de las áreas de Nu­tri­ción, Dia­be­to­lo­gía, Psi­quia­tría, Psi­co­lo­gía, Edu­ca­ción Fí­si­ca y Fi­sio­te­ra­pia.
En el mar­gen del des­cen­so de pe­so con­tro­la­do y su­ple­men­ta­do que se va lo­gran­do, la per­so­na rea­li­za en­tre­vis­tas es­pe­cia­li­za­das y aná­li­sis clí­ni­cos pa­ra de­tec­tar las cau­sas de su so­bre­pe­so, y re­ci­be una se­rie de pau­tas que le per­mi­tan lo­grar una re­edu­ca­ción que le po­si­bi­li­te cam­biar há­bi­tos de vi­da y lo­grar re­sul­ta­dos sos­te­ni­bles en el tiem­po.

El pa­cien­te de­be en­ten­der que la obe­si­dad es una en­fer­me­dad cró­ni­ca, no trans­mi­si­ble; es de­cir que es una afec­ción que no tie­ne cu­ra. Por ello a par­tir del ayu­no, és­te de­be com­pro­me­ter­se con el cui­da­do pos­te­rior en sus co­mi­das, y con la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­dad fí­si­ca de por vi­da.

Tam­bién de­be en­ten­der que así co­mo el ayu­no ac­túa co­mo un de­pu­ra­dor, la co­mi­da in­dus­tria­li­za­da, prin­ci­pal­men­te la que co­no­ce­mos co­mo “co­mi­da cha­ta­rra”, tie­ne com­pues­tos quí­mi­cos que ge­ne­ran adic­ción. Por ello se­rá im­por­tan­te que el pa­cien­te, lue­go de su ayu­no, se ale­je de ese ti­po de co­mi­da de ma­ne­ra tal de mi­ni­mi­zar los ries­gos de re­caí­da.

Lea la noticia completa en El Diario del Sur de Córdoba
468 ad
bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom