logo logo

Adelgazar reduciría los síntomas de reflujo

Adelgazar reduciría los síntomas de reflujo Los pacientes con sobrepeso y reflujo gastroesofágico mejorarían si adelgazan. En el estudio poblacional HUNT, de Noruega, la pérdida de peso corporal estuvo asociada con una reducción de los síntomas y un aumento de la efectividad del tratamiento antirreflujo.

“Los médicos de esos pacientes a menudo dicen que sus atentidos se quejan más si engordan y que esas quejas disminuyen cuando bajan de peso”, dijo el doctor Eivind Ness-Jensen, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología de Levanger.

“Aun así, la evidencia científica no es concluyente”, agregó.

En un estudio publicado en The American Journal of Gastroenterology, el equipo de Ness-Jensen revisó información de 9.299 participantes de un estudio que tenían algún síntoma de reflujo y de 1.553 participantes con síntomas graves.

En el análisis de los datos crudos, el descenso de peso estuvo asociado a la pérdida o reducción de los síntomas del reflujo. Entre los que tomaban fármacos antirreflujo menos de una vez por semana (o no los usaban), la desaparición de los síntomas eran dos veces más frecuente en los que adelgazaban más de 3,5 unidades de IMC que en los que perdían 0,5 unidades.

Entre los que usaban fármacos una vez por semana o más, esa probabilidad casi se cuadruplicaba.

Los resultados variaron en las personas con síntomas graves. En este subgrupo, adelgazar no parecía influir con el uso de fármacos antirreflujo por lo menos de una vez por semana, pero la posibilidad de que los síntomas disminuyeran o desaparecieran mejoró, respectivamente, 2,12 y 3,11 veces.

“La mayoría coincide en que el sobrepeso es un factor de riesgo de aparición de los síntomas de reflujo gastroesofágico (SRGE), pero se desconoce si adelgazar los reduce -dijo Ness-Jensen-.

Demostramos en una población grande, sin seleccionar, que el descenso de peso está asociado con una mejoría de los SRGE y que a mayor descenso, mayor probabilidad de mejoría.” Consideró que se debería alentar a los pacientes con sobrepeso a perder unos kilos, “lo que reduciría los síntomas y la necesidad de fármacos”.

El autor mencionó también algunas amenazas del uso prolongado de los medicamentos antirreflujo. No sólo es un gasto para el paciente y la sociedad, sino también “el tratamiento prolongado con los inhibidores de la bomba de protones está asociado con varios efectos adversos, como el aumento del riesgo de adquirir neumonía, infecciones enterales (en especial, por Clostridium difficile) y de fracturarse la cadera (por una inadecuada absorción del calcio)”.

Por otro lado, Ness-Jensen agregó que “adelgazar podría disminuir la necesidad de utilizar tratamientos prolongados y, junto con el cambio del estilo de vida, es beneficioso para la salud general”.

Lea la noticia completa en Intramed.net (Suscripción)
468 ad
bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom